La Alcazaba de Málaga es una fortaleza que fue construida en los años 1036- 1057 d.C. por el rey ziri Badis-Maksan. Fue residencia de los soberanos árabes. Gracias a su fortificación triple ofreció protección óptima contra atacantes. Se sitúa en el este de la cuidad de Málaga y está perfectamente adaptada a las circunstancias topográficas.

Fue el profesor Luis Torres Balbas quien cartografió la Alcazaba de Málaga. En este proceso descubrió entradas fortificadas que están unidas a las murallas de Málaga. Aquí hay que destacar la Puerta de la Boveda. Esta fue construida en ángulo para aumentar su utilidad en la defensa. También hay que mencionar la Puerta de las Columnas. Esta puerta esta hecha por columnas de estilo romano que en sus extremos tienen ornamentos preciosos llamados capiteles.

El proceso de construcción de la Alcazaba de Málaga

La superficie de la Alcazaba de Málaga abarca unos 15000 metros cuadrados. La estructura se divida en dos partes. La parte inferior fue remodelada completamente después de la conquista por los Reyes Católicos. Se construyó una rampa de adoquines que hoy sigue estando en su estado original. Al final de esta rampa está la Torre de Cristo que, después de la conquista, fue usada muchos años como capilla y oratorio. Ahora se llega a la Plaza de Armas. Esta plaza es muy interesante. Debido a la llanura de la plaza después de la conquista el rey Felipe mandó poner cañones. Así la defensa se podía llevar a cabo de manera eficaz desde el lado del mar. Hoy en día hay un jardín precioso en esta plaza. Al lado está la Torre de la Vela. Aquí se colgó una campana después de la conquista de la Alcazaba y de la ciudad de Málaga. La Puerta de la Coracha es el acceso a un corredor limitado por dos muros que conecta la Alcazaba con el castillo de Gibralfaro.

Después se llega a la parte superior. Aquí está el recinto del palacio al que se accede por una sola puerta, la Puerta de los Siete Arcos. Al este el recinto está protegido por la Torre de Homenaje, la cual esta en ruinas. En el interior del palacio se encuentran los espacios habitacionales de los soberanos y reyes. Su arquitectura está basada en el estilo Nazari. Partes de los espacios interiores se están usando para exposiciones pequeñas. Está expuesto un mercado antiguo de alfarería. Las partes abiertas al público están completamente restauradas.

Los patios de la Alcazaba de Málaga

La Alcazaba tiene tres patios seguidos

  1. El Patio de los Surtidores: este patio tiene arcos como ornamentos, que están repartidos por toda la parte sur. Estos arcos son originales de los tiempos del califa de Málaga. Desde allí se llega a la Torre de la Armadura Mudejar, que tiene un techo de madera tallado a mano del siglo 16. Aquí también está expuesto una maqueta pequeña de la Alcazaba de Málaga. Después se llega a la Torre de Maldonado que ofrece columnas originales de mármol y una vista preciosa sobre la ciudad.
  2. Pasando por un pabellón completamente restaurado se llega al Palacio de Nasari. El pabellón está abierto por los cuatro lados y sus arcos están revestidos con estuco. En el palacio se encuentra el Patio de los Naranjos.
  3. En el tercer patio se encuentra el Barrio de Viviendas del siglo 11. Está compuesto por tres edificios donde se alojaban los empleados y sirvientes. Todas las áreas residenciales contaban con un sistema de desagüe y una letrina. Esto son pruebas de una civilización moderna para sus tiempos. Por desgracia esta parte de la Alcazaba de Málaga todavía no está abierto al público. Actualmente se están haciendo obras allí. Todo el recinto fue suministrado con agua fresca por un pozo profundo y una rueda de palas. Este pozo profundo se llamaba Aiman y tenía una profundidad de aproximadamente 40 metros.

Reformas varias de la Alcazaba

Para la construcción de la Alcazaba se usó mayormente piedra caliza, la cual se corroe con facilidad. Por esta razón se tuvo que reformar la Alcazaba en varias ocasiones. Bajo los soberanos árabes se reformó la fortaleza varias veces. Tras la conquista de la Alcazaba por los Reyes Católicos en el año 1487 se construyó una tercera muralla de defensa para reforzar la fortaleza. En el año 1930 se inició la última reforma por iniciativa del historiador malagueño Juan Temboury. La obra fue dirigida por el arquitecto Guerro Strachan, a quien se le dedicó un monumento en la entrada de la Alcazaba.